En estos próximos días de febrero comienzan las fiestas de carnaval en diferentes partes del mundo. Se acercan días de máscaras, disfraces, música, color, alegría, baile, libertad, etc. Son días festivos en los que romper con la cotidianeidad en cuanto al aspecto físico y las actividades del día a día.

Estas fiestas se remontan a la época romana y a los banquetes de las fiestas paganas de los Saturnales. En la Edad Media, se popularizaron especialmente en Italia; de hecho, el término italiano carnevale viene del latín, y significa “quitar la carne”, puesto que la cultura católica adaptó la fiesta a las fechas previas a Cuaresma.

Ya desde los comienzos se tomaban estos días festivos como una ocasión en la que aprovecharse del anonimato de las máscaras y del ambiente festivo para romper la barrera de los estamentos sociales y festejar con una libertad fuera de lo común. En estos días, se aprovechaba para hacer cosas más libertinas e inusuales, hecho que desagradaba a la Iglesia católica y razón por la que justificaron estos días como un último comportamiento impropio previo a la Semana Santa.

Hoy en día, las fiestas de carnaval se adecuan a los tiempos y todas tienen en común el ambiente festivo, colorido y envuelto en máscaras y disfraces. No obstante, algunos tienen ciertas peculiaridades. Veamos ejemplos de cómo se celebran en distintas ciudades.

La elegancia de Venecia

Probablemente este carnaval, que empezó a darse conocer en el siglo XIII, sea el más elegante, sobrio y exclusivo de todos. Se conoce especialmente por las fiestas privadas que se celebran, reservadas a un número limitado de invitados que solo pueden acceder por invitación y a las que llegarán entre máscaras y trajes clásicos que pueden llegar a costar hasta miles de euros. Como curiosidad, las máscaras y los trajes imitan a los personajes de la comedia del arte italiana del siglo XVI.

El baile de Río de Janeiro

¿Quién no ha oído hablar de la música y el baile que rodean los días de celebración en la ciudad? En Río de Janeiro, joya de la corona de los carnavales, las calles se llenan de carrozas y de desfiles de trajes llamativos que bailan al ritmo de la samba. De hecho, las escuelas de samba del país actúan en los denominados sambódromos o en competiciones callejeras.

El ingenio de Cádiz

Lo más característico de esta ciudad sureña de España son las chirigotas y las comparsas. Las primeras son canciones que se preparan cada año especialmente para estas fiestas, cuyas letras son satíricas, humorísticas y, a menudo, llenas de referencias a la actualidad. Las comparsas, por su lado, son los grupos de personas que, disfrazadas, cantan las chirigotas y concursan para ver quién tiene un mayor sentido del humor y del ingenio.

La excentricidad de Nueva Orleans

El día más señalado es el conocido como Mardi Gras, en el que la ciudad se duplica en población y se llena de carrozas desde las que se lanzan, entre otros, collares a aquellos que vayan disfrazados con los motivos más variopintos, particularidad que se remonta al siglo XIX. Los colores típicos son el morado, el verde y el amarillo, por lo que son los colores que predominan durante las fechas de celebración del Carnaval.

La maresía de Santa Cruz de Tenerife

Finalmente, esta ciudad coge el relevo de Río de Janeiro. Entre desfiles, música y baile, se elige a la Reina del Carnaval como celebridad de la fiesta. Además, los carnavales culminan, al igual que en otras ciudades de España e Hispanoamérica, con el entierro de la sardina. Esta ceremonia consiste en un desfile que, al contrario del colorido de los días anteriores, parodia un cortejo fúnebre en el que se quema una sardina para dar fin a los carnavales.

Los carnavales por todo el mundo, cada uno con sus características particulares, tienen en común la alegría y los motivos de celebración colorida entre música, baile y humor. Desde Najual Traductores & Intérpretes queremos unirnos a los festejos y celebrar la diversidad cultural y lingüística que nos rodea.